sábado, 18 de septiembre de 2010

Las corrientes oceánicas (3) – Océano Atlántico

Las corrientes superficiales

Las corrientes superficiales del océano Atlántico se conocen desde hace siglos. Han sido, por tanto, muy bien estudiadas. En la figura se pueden ver las más importantes.

En el Atlántico Norte las corrientes superficiales principales forman circuitos de aguas cálidas y frías, cuyo principal giro, que bordea al anticiclón de las Bermudas/Azores, está básicamente compuesto por la corriente del Golfo (Gulf Stream), que se bifurca en dos: la corriente de las Azores y la del Atlántico Norte. La corriente de las Azores se enfría, cerrando el bucle de la corriente del Golfo con las corrientes de Portugal y de las Canarias (que se va calentando al ir hacia el sur) y la deriva Norecuatorial. La corriente de las Canarias tiene otra derivación, que forma el bucle de la corriente ecuatorial.

Mucho más al norte, alimentado parcialmente por la corriente del Atlántico Norte, existe otro ciclo, el ciclo subpolar, cuyas aguas son frías, y del que forma parte la corriente del Labrador.

A su vez, la corriente del Golfo tiene una alimentación cálida proveniente del Atlántico Sur, conocida como la corriente del Norte de Brasil que continúa en la corriente de Guayana y posteriormente en la del Caribe. Esta corriente es alimentada por una corriente que entra en el Atlántico proveniente del Indico (la corriente Agulhas) y forma la corriente Benguela, que bordea Namibia y Angola, que en su viaje hacia el ecuador se desdobla formando dos corrientes Subecuatoriales, que se vuelven a unir al llegar cerca de las costas americanas, para alimentar de corriente del Norte de Brasil.

La rama sur de la corriente Subecuatorial, a su vez, deriva para alimentar el giro Subecuatorial, que acaba en la corriente del Atlántico Sur, que se dirige hacia el Océano Indico.

En las corrientes de Portugal y las Canarias y la de Benguela se producen afloramientos de aguas más profundas y frías (upwelling), debidos a los vientos dominantes y a las fuerzas de Coriolis.

Finalmente, en el extremo sur del Atlántico encontramos la corriente Circumpolar, de la que hablaremos con más detalle.


El problema del caudal aportado al Atlántico Norte desde el Atlántico Sur

Las corrientes del Norte del Brasil, de Guyana y del Caribe aportan un considerable caudal neto al Atlántico Norte, de unos 13 Sv (1 Sverdrup = un millón de metros cúbicos por segundo). Estas medidas de caudal son aproximadas, pudiendo variar entre los 9 Sv en marzo y los 35 Sv en julio.

Este flujo llegado del hemisferio sur al hemisferio norte se junta con la corriente Norecuatorial, proveniente de la corriente de las Canarias, que aporta 7 Sv, lo que hace que la corriente del Golfo, en su origen, tiene un caudal de 20 Sv.
¿Qué ocurre con el agua excedentaria que ha llegado del sur al Atlántico Norte, ya que no hay ninguna corriente superficial que devuelva este excedente al sur? La corriente del Golfo transporta este caudal excedentario hacia el norte, donde, en el extremo septentrional del océano, su temperatura media disminuye hasta los 10ºC en el paralelo 50ºN, y hasta solamente unos 3ºC en el paralelo 65ºN. Por enfriamiento y contracción térmica, adquieren una densidad alta y acaban hundiéndose, con lo que dejan espacio para la llegada desde el sur de nuevas masas de agua. Desde allí, por niveles profundos e intermedios, vuelve hacia el hemisferio sur. Esta corriente recibe el nombre de NADW (North Atlantic Deep Water). Se forma así en el Atlántico una especie de cinta rodante (conveyor belt, en inglés), con un flujo neto positivo hacia el norte en superficie y con un flujo neto positivo hacia el sur en las profundidades. Esta circulación funciona de manera continua, y tiene un caudal medio de 13 Sv.

Existen dos zonas de hundimiento en el Atlántico Norte: una se encuentra en el Mar de Labrador, con un caudal medio de 6 Sv, y la otra en la zona oceánica situada en el triángulo formado por Groenlandia, Islandia y Noruega, con un caudal medio de 7 Sv. Cerca de la Antártida, en el mar de Wedell, existe otra zona de hundimiento, de la que daremos cuenta en otra entrada.



2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. En la fecha 24 de marzo de 2017, se están produciendo grandes lluvias, que han dejado graves inundaciones en el Perú, Ecuador, Colombia, Bolivia y Brasil. En el caso del Perú, Ecuador y Colombia, estas lluvias se están asociando a la corriente del niño que al parecer es la causa de la elevación de las temperaturas del mar que en el caso de Perú, ha llegado a niveles de 30ºC que son 10ºC por encima de la media, lo cual es demasiado inusual. Sin embargo, mi hipótesis es que se han conjugado dos factores aparte de la misma corriente cálida del Niño, que han subido la temperatura del mar y que aparte han producido las grandes lluvias mencionadas. El primer factor tiene que ver con la falta de vientos provenientes del invierno del hemisferio norte que normalmente deberían refrescar las aguas superficiales de los mares del sur. Esta hipótesis la propongo por que no se detectó ninguna onda Kelvin que predijera el calentamiento de estas aguas con anterioridad y proveniente del Pacífico occidental, además que las anomalías en las temperaturas se detectaron a niveles superficiales a diferencia de las ondas Kelvin que son más profundas. En segundo lugar, del estudio de las imágenes por satélite, se aprecia que existen grandes formaciones de nubosidades en la región ecuatorial provenientes de la región oriental y central del Brasil y que por acción de los vientos de esta a oeste o por la misma rotación de la Tierra, terminan en las costas de Perú, Ecuador y Colombia. Mi pregunta es la siguiente:
    ¿Será que el Calentamiento global ha ralentizado la circulación en la Corriente del Atlántico Norte por el deshielo de las capas polares que vierten gran cantidad de agua dulce al mar, alterando el flujo por las diferencias de densidades, lo que a su vez ha alterado la circulación de la Corriente del Golfo, la que a su vez ha alterado a la Corriente Ecuatorial Central y ésta a la Corriente del Atlántico Sur la cual finalmente ha alterado también a la Corriente del Océano Indico?
    ¿No estaremos viendo ya el comienzo de un desencadenamiento de fenómenos climáticos extremos producidos por el Calentamiento global y que el hombre jamás ha conocido, salvo algunas excepciones por la erupción de volcanes?

    ResponderEliminar