miércoles, 22 de septiembre de 2021

La extensión del hielo marino antártico

El pasado 30 de agosto la extensión de hielo marino antártico parece haber llegado a su máximo invernal, con una extensión de 18,80 millones de km2.

Contrariamente al polo norte, donde la tendencia de la extensión del hielo marino está claramente a la baja, en el antártico se aprecia una ligera tendencia al aumento, aunque, estadísticamente, esta tendencia no es significativa.

La diferencia entre ambos polos es que el polo norte se encuentra en el mar, rodeado de tierra, mientras que el polo sur se encuentra en un continente rodeado de mar. Algunas de las posibles explicaciones para el aumento del hielo marino de la Antártida son:

Una teoría dice que las aguas oceánicas más cálidas son más efectivas para derretir las lenguas de los glaciares de hielo terrestres antárticos que sobresalen en el mar. El exceso resultante de agua dulce aumenta el punto de congelación del agua salada circundante, permitiendo que se forme más hielo.

Otra teoría es que los vientos que rodean la Antártida son cada vez más fuertes, en parte debido al agujero en la capa de ozono, y empujan el hielo cada vez más lejos del continente, lo que permite que hielo adicional tome su lugar más cerca de las costas heladas de la Antártida.

Una tercera teoría es que, dado que el aire más cálido puede retener más vapor de agua, es probable que haya más lluvia y nieve cayendo sobre el Océano Austral. Eso también podría disminuir la salinidad del océano cerca de la superficie, aumentando los niveles de hielo marino.

La realidad es probablemente una combinación de lo anterior.





La extensión del hielo marino ártico

La extensión del hielo marino del polo norte parece haber llegado a su mínimo anual el pasado 13 de setiembre, con un valor de 4,703 millones de km2.

Después de un verano fresco y tormentoso, la extensión mínima de este año ha sido una de las más altas de la última década.

La tendencia anual sigue siendo muy a la baja, con una disminución de 81.200 km2/año.





martes, 30 de marzo de 2021

Máximo invernal de extensión del hielo marino ártico

El pasado día 11 de marzo se alcanzó la máxima extensión del hielo marino ártico, con 14,865 millones de km2. La tendencia es a perder 41.500 km2 anuales de extensión máxima desde que se comenzaron las medidas por satélite, en el año 1978.

Esta tendencia a la disminución de la extensión máxima del hielo ártico ha disminuido en los últimos años. En efecto, desde el año 2015 hasta el año 2020, la disminución media ha sido de 20.500 km2/año.









sábado, 13 de marzo de 2021

Generación de energía eléctrica en España

La generación de energía eléctrica en España (península) del año 2020 fue de 239.931 GWh, un 3,2 % menos que el año anterior, y la generación eléctrica más baja desde el año 2003.


De esta cifra del año 2020, la generación de energía eléctrica renovable fue de 108.817 GWh, un 13,1 % mayor que la del año anterior, y la segunda mayor de la serie histórica, solo superada por los 108.851 GWh del año 2013.

La generación de energía eléctrica no renovable fue de 130.474 GWh, un 13,6 % menos que la del año anterior. Hay que remontarse al año 1997 para encontrar una generación no renovable tan baja.



En cuanto a la generación de energía eléctrica renovable, observamos que la energía hidráulica se mantiene en un rango medio, como los años anteriores, con una generación de 30.545 GWh, mientras que la energía eólica, con 53.775 GWh, se sitúa en el segundo lugar de la seria histórica, después del año 2013 (54.345 GWh). La generación de energía eléctrica fotovoltaica, con 14.855 GWh, un 68 % más que el año anterior, es la energía que más crece entre las renovables. 



Extensión del hielo marino antártico

La extensión del hielo marino antártico alcanzó su mínimo anual el 19 de febrero, el día en que alcanzó los 2.604 millones de km2.

Las mediciones de la extensión del hielo marino están hechas de satélites, y dan la extensión de hielo a concentraciones superiores al 15%.

La extensión del hielo marino antártico, contrariamente a la del hielo marino ártico, no ha dado ninguna tendencia significativa desde que comenzaron estas mediciones satelitales en 1978.

La pregunta que podemos hacer es por qué la extensión del hielo marino sigue siendo relativamente constante en la Antártida, mientras que claramente está disminuyendo en el Ártico, en un contexto de aumento de las temperaturas globales.

Según las simulaciones realizadas, la causa más probable de que la extensión del hielo marino antártico no disminuya es el aumento de los vientos fríos en ciertas regiones del polo sur. La Antártida es un continente en medio del mar, lo que hace que el hielo, especialmente en invierno, reaccione más a los cambios de viento y menos a los cambios de temperatura. El Océano Ártico, por otro lado, es un océano cerrado por continentes, que hace que el hielo se derrita en respuesta al aumento de las temperaturas del aire.

Los vientos predominantes en Antártida son vientos circumpolares, que giran alrededor del polo sur, y en el interior del continente van en dirección oeste-este. Pero un estudio realizado hace cinco años mostró un aumento del viento que soplaba de sur a norte. Estos vientos, generados en las zonas más frías del continente antártico, soplan hacia la costa y favorecen la formación de más hielo en el mar, contrarrestando el efecto del calentamiento global. Sin embargo, no se ha podido explicar el aumento de estos vientos sur-norte.

De hecho, no sabemos demasiado sobre el clima del continente antártico, y esta ignorancia no nos permite hacer predicciones fiables sobre el comportamiento futuro del hielo marino antártico.







domingo, 24 de enero de 2021

La temperatura del año 2020 - hadCRUT4 y GISS

 hadCRUT4

 Los datos de temperatura global de hadCRUT4 provienen del Met Office Hadley Centre del Reino Unido y de la Climate Research Unit (CRU) de la Universidad de East Anglia, en Norwich, también en el Reino Unido. Estos datos se basan en las medidas tomadas por estaciones meteorológicas en superficie. Sus datos muestran que el año 2020 ha sido el segundo año más cálido de la serie, con una anomalía térmica respecto del periodo de base (1961-1990) de + 0,77 °C, solo por detrás del año 2016, en el que esta anomalía fue de +0,80 °C. La tendencia desde el año 1980 hasta la actualidad es de + 0,18 °C por década.


 

Observando la línea de tendencia de las anomalías de temperatura desde el año 1850 hasta ahora, vemos que el aumento de temperatura desde la segunda mitad del siglo XIX y el primer cuarto des siglo XX hasta ahora ha sido de 1,0 °C.

GISS

El Goddard Institute for Space Studies, de la NASA, ha encontrado que la temperatura global del año 2020 ha sido la más elevada de la serie histórica, con una anomalía respecto del periodo de base (1951-1908) de + 1,02 °C, algunas milésimas de grado más que la del año 2016. La tendencia al aumento de la temperatura global desde el año 1980 hasta ahora es de + 0,19 °C/década.



La línea de tendencia nos dice que desde el final del siglo XIX y principios del XX hasta ahora la temperatura global ha aumentado de 1,1 °C.

Resumen

Según todos los datos analizados, el año 2020 ha sido el primer o el segundo año más cálido de la serie histórica.

La tendencia al aumento de temperatura desde el año 1980 hasta la actualidad es de 0,18 a 0,19 °C por década en los datos tomados en superficie, pero es muy diferente en los datos tomados por satélite: los de la Universidad de Arizona en Huntsville dan una tendencia de 0,14 °C por década, mientras que los de REMSS dan una tendencia de 0,22 °C por década. Esto pone en duda la fiabilidad de los algoritmos de interpretación de los datos tomados por satélite, que deben, entre otros, corregir el efecto de las nubes sobre las medidas de la temperatura a baja altitud.

En las medidas tomadas en superficie se observa que el aumento de la temperatura global desde finales del siglo XIX y principios del XX hasta ahora ha sido de algo más de 1 °C.

Todo parece indicar que el calentamiento global sigue y que estamos llegando a una zona peligrosa.

sábado, 23 de enero de 2021

La temperatura del año 2020 - NOAA




 La NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration) ha publicado sus datos de temperatura del año 2020. La anomalía de temperatura del año 2020 respecto del período de referencia (1901 – 2000) ha sido de + 0,98 °C, con lo que el año 2020 ha sido el segundo año más cálido de la serie histórica de la NOAA, después del año 2016, en que la anomalía fue de 1,00 °C.


 Desde el año 1980, la tendencia es a un aumento de temperatura de 0,18 °C por década.


En el hemisferio norte, la anomalía de temperatura del año 2020 h sido de + 1,28 °C, siendo el año más cálido de la serie histórica, con una tendencia de + 0,26 °C por década, mientras que en el hemisferio sur la anomalía ha sido de + 0,68 °C, el quinto año más cálido, y la tendencia es de + 0,10 °C por década.

Si observamos la tendencia de las temperaturas globales desde 1880 hasta hoy, vemos que, desde finales del siglo XIX y principio del siglo XX, la temperatura global ha aumentado de 1,1 ºC. Nos estamos acercando a zonas peligrosas.