martes, 25 de abril de 2017

Las corrientes de chorro, el cambio climático y los fenómenos extremos

El calor y las inundaciones inesperadas del verano, los incendios forestales, la sequía y las lluvias torrenciales, los fenómenos meteorológicos extremos están ocurriendo más y más a menudo, pero ahora un equipo internacional de científicos climáticos ha encontrado una conexión entre muchos eventos climáticos extremos y el impacto que el cambio climático está teniendo La corriente de chorro. El artículo se titula Influence of AnthropogenicClimate Change on Planetary Wave Resonance and Extreme Weather Events.

Los eventos meteorológicos inusuales que despertaron el interés de los investigadores son cosas como la ola de calor europea de 2003, la inundación de 2010 en Pakistán y la ola de calor rusa, la ola de calor y sequía de Texas y Oklahoma de 2011 y los incendios forestales de 2015 en California.

Los investigadores analizaron una combinación de aproximadamente 50 modelos climáticos de todo el mundo que forman parte del Programa Mundial de Investigación del Clima.




A la izquierda vemos una imagen del patrón de circulación global en un día normal. A la derecha tenemos la imagen del patrón de circulación global cuando ocurre un clima extremo. El patrón de la derecha muestra patrones extremos de las velocidades del viento que van hacia el norte y el sur, mientras que el patrón normal de la izquierda muestra vientos de velocidad moderada en las direcciones norte y sur.

Los investigadores examinaron las observaciones atmosféricas históricas para documentar las condiciones bajo las cuales los patrones climáticos extremos se forman y persisten. Estas condiciones ocurren cuando la corriente de chorro se vuelve estacionaria y los picos y valles permanecen relativamente fijos, con lo que el mismo clima puede persistir durante semanas en una región, los días soleados pueden convertirse en una grave ola de calor y sequía, y las lluvias duraderas pueden provocar inundaciones."

El calentamiento del Ártico, la amplificación polar del calentamiento, juega un papel clave ya que la superficie y la baja atmósfera se están calentando más en el Ártico que en cualquier otra parte del planeta, y ese patrón se proyecta hacia el perfil de las ondas de corriente de chorro, que pueden causar eventos climáticos inusuales.

Si bien los modelos no rastrean de manera fiable los fenómenos meteorológicos extremos, reproducen los patrones de corrientes de chorro y los escenarios de temperatura que en el mundo real llevan a lluvias torrenciales durante días, así como semanas de cielos despejados y ausencia de precipitaciones.

viernes, 24 de marzo de 2017

Extensión mínima anual del hielo marino antártico

El pasado día 1 de marzo se alcanzó la extensión mínima anual del hielo marino antártico, con 2,08 millones de km2, el valor más bajo desde que se tienen datos medidos por satélite.




Extensión máxima anual del hielo ártico

El pasado día 5 de marzo se alcanzó la extensión máxima anual del hielo ártico, con 14,45 millones de km2, el valor más bajo desde que se tienen datos medidos por satélite.

La tendencia de la extensión máxima del hielo ártico desde el año 1979 hasta hoy es de una pérdida de 44.100 km2 anuales.




viernes, 10 de marzo de 2017

El Niño ha terminado

El fenómeno El Niño que hemos tenido desde marzo del 2014 ha llegado a su fin. El índice MEI (Multivariate ENSO Index) ha pasado a ser negativo en setiembre del 2016. En este momento estamos en un período neutro entre El Niño y La Niña.


Podemos observar que, desde el año 1950 hasta el 1975 predominaba La Niña, mientras que, desde el año 1975 hasta ahora predomina El Niño. No sabemos si es debido o no al calentamiento global.

Si comparamos la evolución del índice MEI de El Niño que acabamos de pasar con el de los años 1986-1988 (que causó un importante aumento de la temperatura global), podemos ver que ambos son relativamente parecidos, tanto en intensidad como en duración. El gráfico comienza con el índice diciembre-enero del año 1986 para el primero y del año 2014 para el segundo, y termina con el índice de mayo-junio de 1988 para el primero y del año 2016 para el segundo.


Esto nos lleva a pensar que los récords de las temperaturas globales de los dos últimos años son, en gran parte, debidos a este último El Niño, y que volveremos a valores más “normales” tanto en el año actual como en el próximo.

martes, 24 de enero de 2017

La extensión del hielo marino

La extensión del hielo marino total sigue siendo menor que la de cualquiera de los años anteriores, desde que se tiene un registro histórico (1978). Un gráfico preocupante y que deberemos de ir siguiendo con regularidad para ver si esta anomalía se corrige o no en el transcurso del año.


viernes, 20 de enero de 2017

Las temperaturas del año 2016 - NOAA

La NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration) acaba de publicar los datos de temperatura del año 2016. Según estos datos, la temperatura global del año ha sido la más elevada de la serie histórica, con una anomalía de + 0,94° C (base 1901-2000), poco más que la del año 2015, en el que la anomalía fue de + 0,90° C. La tendencia de los años 1980-2016 ha sido de + 0,17° C/década.




La anomalía del hemisferio norte también ha sido la más alta de la serie histórica, con un valor de + 1,13° C, por encima del récord anterior del año 2015 (+ 1,09° C). La tendencia del período 1980-2016 ha sido de + 0,23° C/década.


El hemisferio sur también ha batido el récord, con una anomalía de + 0,74° C en 2016, por encima de los 0,71° C del año 2015. La tendencia del período 1980-2016 ha sido de + 0,09° C/década.


jueves, 19 de enero de 2017

Las temperaturas del año 2016 - CRU

Climatic Research Unit (CRU), en la universidad de East Anglia (Reino Unido) acaba de publicar los datos de las anomalías de temperatura del año 2016.

Considerando las temperaturas globales, la temperatura media del año 2016 ha sido la más elevada de la serie histórica, con una anomalía de + 0,77° C, prácticamente igual a la del año 2015 (+ 0,76° C), lejos del siguiente año más cálido, que fue el año 2014 (+ 0,58° C)



En el hemisferio norte, la anomalía del año 2016 ha sido de + 1,02° C, ligeramente inferior a la del año 2015 (+ 1,03° C)


En el hemisferio sur, la anomalía del año 2016 ha sido de + 0,53° C, superior a la del año 2015 (+ 0,50° C)