jueves, 15 de febrero de 2018

¿Qué le pasa al remolino de Beaufort?

El Beaufort Gyre (remolino de Beaufort) es una corriente oceánica impulsada por el viento ubicada en la región polar del océano Ártico. El remolino contiene hielo y agua. Se acumula agua dulce mediante el proceso de derretir el hielo que flota en la superficie del agua.

Este inmenso pozo de agua dulce y hielo marino está "atascado" en una rotación en el sentido de las agujas del reloj que debería haber terminado hace años. Un cambio en su sentido de rotación podría enviar grandes cantidades de agua helada directamente hacia Europa occidental, sumiéndola en inviernos muy fríos.


Durante milenios, el remolino de Beaufort ha estado regulando la formación de hielo marino y del clima en la cima del mundo. Como una peonza gigante, el remolino encierra grandes cantidades de hielo marino. Atrapado en este remolino en el sentido de las agujas del reloj, el hielo históricamente ha tenido más tiempo para espesarse de lo que generalmente ocurre en otras partes del océano Ártico, donde corrientes como la Deriva Polar transportan con mayor rapidez el hielo hacia el Atlántico norte más cálido. De esta forma, el remolino de Beaufort, ubicado entre Alaska y el territorio canadiense de Yukón, ha ayudado a crear las capas abundantes de hielo marino que, hasta hace poco, cubrían gran parte del océano Ártico durante todo el año.

Durante la segunda mitad del siglo XX y, muy probablemente, antes, el remolino siguió un patrón cíclico en el que cambiaba su sentido de giro cada cinco o siete años, girando temporalmente en sentido contrario a las agujas del reloj, expulsando hielo y agua dulce hacia el Océano Ártico oriental y el Atlántico Norte. Pero desde 1997, este carrusel de hielo y agua dulce ha estado girando en su sentido habitual en el sentido de las agujas del reloj, mientras recolectaba más y más agua dulce de tres fuentes: hielo marino derretido y grandes volúmenes de escorrentía Océano ártico de ríos rusos y norteamericanos, y el agua relativamente dulce que fluye desde el mar de Bering.

Indice de Oscilación del Océano Ártico: cuando es positivo el remolino gira en el sentido horario, y cuando es negativo lo hace en el sentido antihorario

El giro del remolino de Beaufort en el sentido de las manecillas del reloj evita que este enorme volumen de hielo y agua fría fluya hacia el Océano Atlántico Norte. Pero el la fuerza del remolino inevitablemente se debilitará y cambiará de dirección, y cuando lo haga podría expulsar una gran cantidad de agua helada en el Atlántico Norte.

Este extraño comportamiento del remolino de Beaufort probablemente esté relacionado, al menos en parte, con el gran calentamiento del Ártico. Algunos científicos sugieren que el agua dulce gélida que fluye hacia el norte del Océano Atlántico desde la capa de hielo de Groenlandia, que se derrite rápidamente a causa del aumento de la temperatura, está formando un casquete de hielo en el Atlántico Norte que produce una estratificación, que a su vez evita que el calor de la Corriente del Golfo suba a la superficie, y evite así las tormentas en la zona. Esto puede estar inhibiendo la formación de ciclones que podrían causar que el movimiento del giro se debilite o se invierta temporalmente.

Si ese es el caso, puede significar que el giro continuará creciendo y girando en el sentido de las agujas del reloj en los próximos años. Esa puede ser una buena noticia para los pescadores del norte de Europa y del Atlántico Norte, cuyas capturas probablemente sufrirían el enfriamiento de la capa superior de sus océanos. Pero también puede retrasar una descarga potencialmente mayor y un enfriamiento más profundo en el futuro.

lunes, 22 de enero de 2018

La temperatura del año 2017: hadCRUT-4

Las anomalías de temperatura hadCRUT-4, publicadas por la Met Office del Reino Unido son medidas efectuadas por termómetros terrestres. Acaban de publicar los datos del año 2017.

La anomalía de temperatura global del año 2017, con base en el período 1961-1990, ha sido de + 0,68 °C, la tercera más alta desde el año 1850. La tendencia de las temperaturas, desde el año 1980 hasta el 2017, es de + 0,18°C/década.



En el hemisferio norte, la anomalía del año 2017 ha sido de + 0,92°C, también la tercera más alta desde que se tienen datos. La tendencia desde el año 1980 es de + 0,25°C/década. 



En el hemisferio sur, la anomalía del año 2017 ha sido de + 0,43°C, la cuarta mayor desde que se tienen registros históricos. La tendencia desde el año 1980 es de + 0,10°C/década.



En los trópicos (30°S - 30°N), la anomalía de temperatura del año 2017 ha sido de + 0,56°C, la cuarta más alta desde el año 1850. La tendencia desde el año 1980 es de + 0,15°/década.



jueves, 11 de enero de 2018

La temperatura del año 2017 - UAH

UAH (University of Alabama in Huntsville) acaba de publicar las anomalías de temperatura del año 2017, medidas por satélite. El período de referencia abarca los amos de 1981 al 2010.

Las zonas supervisadas por los satélites de UAH son:

Global = 90°S a 90°N

Hemisferio norte = 0° a 90°N

Hemisferio norte = 0° a 90°S

Zona polar hemisferio norte = 60°N a 90°N

Zona polar hemisferio sur = 60°S a 90°S


Globalmente, el año 2017 ha tenido una anomalía de + 0,38°C, siendo el tercer año más caluroso de la serie, después del 2016 y del 1998. Tanto el año 2016 como el 1998 estuvieron influenciados por un fuerte fenómeno de El Niño, lo que contribuyó a sus altas temperaturas. La tendencia es de un aumento de 0,13°C/década.


En el hemisferio norte, la anomalía de temperatura del año 2017 (+ 0,41°C), también ha sido la tercera más alta de la serie histórica, después de los años 2016 y 1998. La tendencia es de un aumento de 0,15°C/década.


Lo mismo podemos decir del hemisferio sur, cuya anomalía en el año 2017 ha sido de + 0,34°C, también la tercera de la serie histórica, después de la de los años 1998 y 2016. La tendencia es a un aumento de 0,10°C/década.


La región del globo donde aumentan más las temperaturas es la zona polar del hemisferio norte, cuya tendencia es a un aumento de 0,25°C/década. En esta zona, la anomalía del año 2017 ha sido de + 0,68°C, tercero de la serie histórica, después de los años 2016 y 2010.


En cambio, en la zona polar del hemisferio sur los datos de las anomalías no muestran ninguna tendencia significativa. La anomalía del año 2017 ha sido de + 0,00°C.


Comparando las tendencias de aumento de temperatura de UAH y REMSS, vemos que los de REMSS son sistemáticamente más elevadas. Una razón puede encontrarse en que UAH mide las zonas entre 90°S y 90°N, mientras que REMSS solo mide las zonas entre 70°S y 82,5°N. Otra es que las medidas de los satélites necesitan multitud de ajustes, tanto orbitales, como de cambio de satélite, como de correcciones sobre la hora del día en que se mide la temperatura de una zona. Los equipos de REMSS y de UAH han ido efectuando ajustes a lo largo del tiempo, pero de manera independiente unos de otros.

No se debe descartar, tampoco, que las medidas de UAH están pilotadas por Roy Spencer, escéptico respecto del cambio climático, mientras que los científicos que pilotan las medidas de REMSS no lo son, lo que pudiera influir sobre los ajustes que cada uno considera necesarios.

En resumen, estas medidas de temperatura por satélite son menos fiables de lo que se pudiera creer.

viernes, 5 de enero de 2018

La temperatura del año 2017 - REMSS

REMSS (Remote Sensing Systems) acaba de publicar las anomalías de temperatura del año 2017, medidas por satélite.

Las zonas supervisadas por los satélites de REMSS van de 70ºS a 82,5ºN, es decir, las zonas cuyos datos comentamos son:

Global = 70°S a 82,5°N
Hemisferio norte = 0° a 82,5°N
Hemisferio norte = 0° a 70°S
Zona polar hemisferio norte = 60°N a 82,5°N
Zona polar hemisferio sur = 60°S a 70°S

Globalmente, el año 2017 ha tenido una anomalía de + 0,63°C, siendo el segundo año más caluroso de la serie, después del 2016. El año 2016 estuvo influenciado por un fuerte fenómeno de El Niño, lo que contribuyó a sus altas temperaturas. La tendencia es de un aumento de 0,191°C/década.


En el hemisferio norte, la anomalía de temperatura del año 2017 (+ 0,72°C), también ha sido la segunda más alta de la serie histórica, después del año 2016. La tendencia es de un aumento de 0,236°C/década.


Lo mismo podemos decir del hemisferio sur, cuya anomalía en el año 2017 ha sido de + 0,54°C, también la segunda de la serie histórica, después de la del año 2016. La tendencia es a un aumento de 0,144°C/década.


La región del globo donde aumentan más las temperaturas es la zona polar del hemisferio norte, cuya tendencia es a un aumento de 0,453°C/década. En esta zona, la anomalía del año 2017 ha sido de + 1,34°C, tercero de la serie histórica, después de los años 2016 y 2010.


En cambio, el la zona polar del hemisferio sur los datos de las anomalías no muestran ninguna tendencia significativa. La anomalía del año 2017 ha sido de + 0,14°C.


domingo, 22 de octubre de 2017

Extensión del hielo marino total

Sumando las extensiones del hielo marino ártico y antártico obtenemos la extensión total. 

Durante la segunda mitad del año 2016 la anomalía era flagrante: al final de año la extensión total de hielo marino era 2,4 millones de km2 inferior al promedio de los 35 años anteriores (18.4 millones de km2 contra 20,8).

La situación durante el año 2017 era todavía peor, ya que la extensión de hielo marino se mantenía inferior a la del año 2016. Sin embargo, a partir de finales de setiembre de 2017, la extensión total de hielo marino ha sobrepasado a la del año anterior, situándose, a 19 de octubre, en 24,6 millones de km2, por un promedio de 26,3 durante el período 1980 – 2015, y por un valor de 23,2 a la misma fecha de 2016.


Extensión del hielo marino antártico

El pasado 9 de octubre la extensión de hielo marino antártico alcanzó su máximo anual, con un valor de 18,065 millones de km2. Es el valor más bajo desde que se tienen registros por satélite, es decir, desde 1978. Tanto este año 2017 como el anterior, siguen a dos años en que la extensión máxima de hielo marino antártico ha sido la mayor de la serie histórica, lo que muestra la variabilidad.

La tendencia de los valores máximos anuales es de un aumento de 21.400 km2/año, pero esta tendencia es poco significativa, ya que presenta un coeficiente de regresión muy bajo: R2 = 0,20.





Los valores diarios han sido bastante bajos durante todo el año.


sábado, 21 de octubre de 2017

La extensión de hielo marino ártico

La extensión de hielo marino ártico alcanzó su mínimo el pasado 12 de septiembre, fecha en la que alcanzó una extensión de 4,61 millones de km2.




Desde que se tienen medidas por satélite, es decir, desde el año 1979, esta extensión mínima ha ido disminuyendo a razón de una media de 87.400 km2 por año, aunque los últimos 10 años parece que se haya estabilizado. Entre la década de los años 80 y la década actual, la extensión mínima de hielo marino ártico ha perdido más de 2,5 millones de km2, es decir, un 36% de su extensión.



Si miramos la evolución día a día por décadas, podemos observar que en el año 2017 comenzó con una extensión de hielo más pequeña que la media de los años 2010 a 2016, pero que se ha ido acercando, por lo que ahora mismo la extensión de hielo es más o menos la misma que la de la media de los años 2010 a 2016.