domingo, 14 de junio de 2020

Los efectos del confinamiento mundial sobre las emisiones de CO2 y el precio del petróleo

El confinamiento que la gran mayoría de los países han decretado para combatir la pandemia del coronavirus han ralentizado enormemente la actividad económica, lo que se ha traducido en una disminución muy importante de las emisiones de CO2 y de consumo de petróleo.

En el artículo “Temporary reduction in daily global CO2 emissions during the COVID-19 forced confinement” encontramos una estimación de las reducciones diarias de las emisiones de CO2 durante este período de confinamiento. Esta reducción se estima en un 17 % (entre 11 y 25 % para ±1 s), como se puede ver en la figura.

a, Emisiones diarias medias anuales en el período 1970–2019 (línea negra), actualizado del Global Carbon Project, con una incertidumbre de ± 5% (± 1σ; sombreado gris). La línea roja muestra las emisiones diarias hasta finales de abril de 2020 estimadas.

b, Emisiones diarias de CO2 en 2020 (línea roja, como en a) y la incertidumbre (sombreado rojo). Las emisiones diarias en 2020 se suavizan con un filtro de 7 días para dar cuenta de la transición entre los niveles de confinamiento.


La reducción del consumo de petróleo ha llevado a los precios del petróleo Brent a niveles muy bajos: 18,4 dólares por barril en el mes de abril (con un mínimo de 9,1 el día 21), y 28,4 en el mes de mayo. En estos momentos el precio es de unos 40 dólares por barril. El precio del mes de abril ha sido el más bajo de los últimos 20 años, desde junio de 1999.


El cambio climático ha hecho que la sequía del suroeste de Estados Unidos fuera una de las peores de los últimos 1.200 años

Según un reciente estudio, "Large contribution from anthropogenic warming to an Emerging North American megadrought", la sequía del suroeste de América del Norte que ha durado desde el 2000 hasta el 2018 es una de las más severas de la región durante los últimos 1.200 años. Las reconstrucciones del clima de los últimos siglos basadas en los anillos de los árboles revelan que sólo hubo un período más seco que durara más de 19 años: una poderosa "megasequía" a finales del siglo XVI.

Según explican los investigadores, la reciente sequía se agravó un 47% por el cambio climático que estamos provocando con nuestras emisiones de gases de efecto invernadero.


Los anillos de los árboles son bandas de crecimiento anuales de anchura variable. Esta anchura depende del agua disponible. Utilizando registros de anillos de árboles procedentes de 1.586 sitios del oeste de Estados Unidos y del noroeste de México, que representan miles de árboles, el hidroclimatólogo Park Williams de la Universidad de Columbia y sus colaboradores crearon una historia climática para la región que se remonta al año 800. Entre los años 850 y 1600, intensas "megasequías", algunas de las cuales duraron algunas décadas, asolaron la región.

Hubo una sequía especialmente devastadora que duró aproximadamente entre 1575 y 1593, que la encontramos citada en registros históricos y que también se ha encontrado estudiando los anillos de los árboles. Fue un evento realmente impresionante, y una especie de último estallido de la época de las "megasequías". La sequía podría haber contribuido al abandono de los "pueblos" de Nuevo México y en la devastadora propagación de enfermedades importadas por los conquistadores españoles entre los nativos americanos.

Uno de los mayores factores que controlan la precipitación en el suroeste de Norteamérica es la Oscilación del Niño, un ciclo natural en el que los cambios en las temperaturas tropicales del océano Pacífico pueden alterar los patrones meteorológicos regionales. Durante los episodios de "La Niña" de este patrón, las temperaturas más frías de las aguas del Pacífico crean situaciones atmosféricas que impiden que las tormentas del Pacífico lleguen al suroeste de Norteamérica, reduciendo las precipitaciones. La "megasequía" del siglo XVI, por ejemplo, coincidió con un potente evento de La Niña.

En las últimas dos décadas, hemos tenido más años similares a La Niña que años semejantes a El Niño.

Pero la Niña sola no ha sido responsable de la intensidad de la reciente sequía, según el artículo citado. Los científicos examinaron 31 simulaciones climáticas y se separaron las tendencias comunes de temperatura y precipitación relacionadas con el cambio climático causado por el hombre, dejando sólo una variabilidad natural. El resultado de estas simulaciones es que la sequía del 2000 el 2018 habría sido un 47% menos grave sin el cambio climático actual.

Estas conclusiones se suman a una evidencia de que la subida de las temperaturas globales en las últimas décadas ha agravado el impacto de una precipitación reducida debida a los eventos de La Niña: el secado de los suelos y la reducción de la cantidad de nieve y del caudal de los ríos debido al aumento global de las temperaturas no tienen nada que ver con los eventos el Niño-la Niña, pero contribuyen a agravar sus impactos.

Un 2019 muy húmedo ha ofrecido un breve respiro en la región, al igual que las "megasequías" del pasado también tenían algún año más húmedo en medio. Las condiciones secas parecen haber vuelto en 2020 y las simulaciones climáticas de las próximas décadas prevén tanto el aumento de la temperatura como la reducción de las precipitaciones en esta parte del mundo.

El hecho principal es que el Suroeste americano está inmerso en una grave sequía, no sólo la peor de los últimos 50 años, sino de una importancia temporal de tipo milenio.

La variabilidad natural, como por ejemplo un año de El Niño, que podría aportar más lluvia en la región, podría ayudar a aliviar la sequía durante los próximos años, pero a medida que pasa el tiempo, será cada vez más difícil que este tipo de sequías acabe y cada vez más fácil volver a entrar en ellas.

Y esto no es exclusivo del Suroeste de los Estados Unidos. Nos tendremos que ir preparando para afrontar unas condiciones climáticas cada vez más extremas, ya que no queremos, o no podemos, detener las emisiones de gases de efecto invernadero.

jueves, 7 de mayo de 2020

Disminución del hielo en Groenlandia y en la Antártida

Se acaba de publicar el artículo “Pervasive ice sheet mass loss reflects competing ocean and atmosphere processes” en el que se analizan los datos obtenidos por los altímetros laser de los satélites de la NASA ICESat y ICESat-2 desde el año 2003 hasta el año 2019 en Groenlandia y en la Antártida.

Estos datos revelan unos patrones generales: pérdida de hielo en la costa de Groenlandia (aumento de la fusión de hielo en estas zonas), en las barreras de hielo de la Antártida (aumento de la fusión de hielo debido al efecto del aumento de la temperatura del océano), y en los glaciares que van hacia el mar en Groenlandia y en la Antártida (respuesta al calentamiento de los océanos). Esta pérdida de hielo se compensa parcialmente con el aumento de las capas de hielo del interior (aumento de la acumulación de nieve)

Las pérdidas de hielo son superiores a los aumentos, de manera que se ha podido medir, con una buena precisión que, durante estos años, Groenlandia ha perdido 200 ± 12 Gt por año, mientras que la Antártida ha perdido 118 ± 24 Gt por año durante este mismo período.

Estas pérdidas de hielo han contribuido a un aumento del nivel del mar de 14 mm durante el período 2003 - 2019, lo que representa la cuarta parte del aumento total.


Hielo marino
Gt/año
Hielo terrestre
Gt/año
mm subida nivel del mar
Groenlandia
N/A
–200 ± 12
8,9
Antártida Este
106 ± 29
90 ± 21
–4,0
Antártida Oeste
–76 ± 49
–169 ± 10
7,5
Península antártica
–14 ± 28
–39 ± 5
1,7
Total Antártida
15 ± 65
–118 ± 24
5,2



lunes, 23 de marzo de 2020

Aumento del nivel del mar

El nivel del mar sigue aumentando, según los datos obtenidos por los altímetros de los satélites TOPEX/Poseidón, Jason-1, Jason-2 y Jason-3.

Desde enero del año 1993 hasta diciembre del año 2019, el nivel global del mar ha subido casi 10 cm, con una media de 3,5 mm/año.


http://www.cmar.csiro.au/sealevel/sl_hist_last_decades.html

sábado, 21 de marzo de 2020

Extensión del hielo marino polar

El 4 de marzo, el hielo marino ártico alcanzó su extensión máxima de invierno, con un área de 15,16 millones de km2. Esta superficie máxima de hielo marino es mayor que en años anteriores, aunque la tendencia general desde que las mediciones se hacen por satélite es de una disminución anual de 42.300 km2.




En cuanto al hielo marino antártico, el 18 de febrero Su extensión alcanzó su mínimo de verano, con una superficie de 2,66 millones de km2, más que en los últimos años. La tendencia no es significativa, lo que quiere de ir que, desde que esta extensión se mide por satélite, su mínimo no ha aumentado ni disminuido.



martes, 21 de enero de 2020

Las temperaturas globales del año 2019

Las temperaturas globales del año 2019 comienzan a publicarse, lo que nos permite ver que el año pasado ha sido uno de los años más calurosos desde que cuentan con medidas relativamente fiables.

Si tomamos los datos de la NOAA (Administración Nacional Oceánica y Atmosférica), que toma como base el promedio del siglo pasado, podemos ver que la temperatura global del año 2019 ha sido 0.95 ºC más alta que esa media. Es el segundo año más cálido desde que se toman datos, sólo superado según el año 2016. La tendencia desde el año 1980 es un aumento de 0,17 ºC por década.


Si nos fijamos en los datos hadCRUT (Unidad de Investigación Climática-Universidad de East Anglia), que toma como base el promedio de los años 1961 – 1990, encontramos que la temperatura global del año 2019 ha sido de 0,74 ºC más alto que ese promedio. Es el tercer año más cálido de la serie histórica, sólo superado por los años 2015 y 2016. La tendencia desde el año 1980 es un aumento de 0,17 ºC por década.


Tanto la NOAA como el hadCRUT dan la temperatura tomada en superficie. Hay dos series que dan temperaturas tomadas por satélite: UAH y RSS.

Tomando los datos de la Universidad de Alabama en Huntington (UAH), que toma como base el promedio de los años 1981 – 2010, el año 2019 ha sido el segundo con una temperatura global más alta, después del año 2016. La tendencia desde el año 1980 es un aumento de 0,13 ºC por década.


RSS (Remote Sensing Systems) también dice que en el año 2019 ha sido el segundo año más cálido de la serie, con una temperatura 0,73 ºC superior a la media de la base (1979 – 1998), sólo superada por la del año 2016. La tendencia desde el año 1980 es un aumento de 0,20 ºC por década.


En resumen, el calentamiento global sigue siendo imparable.

lunes, 8 de julio de 2019

Parón de las centrales eléctricas de carbón

Las centrales eléctricas de carbón están ralentizando su producción, y algunas están paradas. Una de las principales causas de esta situación es la fuerte subida que están experimentando los precios de los derechos de emisión de CO2 a la atmósfera, es decir, lo que pagan las centrales eléctricas de gas y carbón para poder emitir CO2. Pero, ¿cómo funcionan estos derechos de emisión en Europa y por qué están subiendo?

Las emisiones de carbono de las centrales eléctricas e industriales están limitadas y gestionadas por el régimen de comercio de derechos de emisión de la Unión Europea (UE), que opera en los 28 países comunitarios y en Islandia, Liechtenstein y Noruega. En total, engloba 11.000 instalaciones de gran consumo de energía (además de compañías aéreas) y cubre alrededor del 45% de las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE.

El sistema establece un límite máximo a la cantidad total de determinados gases de efecto invernadero que pueden emitir las instalaciones contempladas en el régimen. En base al límite establecido, las empresas afectadas reciben (si emiten menos CO2 del que tienen asignado) o compran (si emiten más CO2 del que tienen asignado) derechos de emisión, con los que pueden comerciar en función de sus necesidades. Al final de cada año, las empresas deben entregar suficientes derechos para cubrir todas sus emisiones ya que, en caso contrario, se les imponen fuertes sanciones.

Este régimen arrancó hace una década, con el objetivo de ir reduciendo el límite de emisiones permitidas para que su coste se fuera elevando, y de esta forma, fomentar la inversión en energías limpias. Hasta ahora, el mecanismo no ha funcionado, pues el precio por contaminar estaba muy bajo. En efecto, en el año 2008 su precio fue, en promedio, en 22 € por tonelada de CO2 emitida, un precio que se consideró adecuado para fomentar la inversión en energías limpias. Del año 2009 al 2011, el precio medio bajó a los 13 €/tonelada, y del 2012 al 2017 se mantuvo en 6 €/tonelada. Con este precio, las empresas eléctricas preferían pagar a invertir en energías menos contaminantes.

Sin embargo, a partir de 2018 la situación empieza a dar un giro, entre otras cosas debido a la reducción de los derechos de emisiones, en el marco de los compromisos globales y europeos en la lucha contra el cambio climático. En 2018, el precio medio fue de 16 €/tonelada y, en lo que va del año 2019, ha subido hasta los 25 €/tonelada en el mes de junio. Los especialistas estiman que este precio puede llegar a los 35 o 40 euros por tonelada de CO2 emitida a la atmósfera a finales del año 2020. Con este precio, las actuales centrales térmicas de carbón serían, muy probablemente, inviables económicamente.


Este incremento del coste de las emisiones de CO2 tendrá como consecuencia la transición del carbón al gas (que emite menos CO2 por kWh producido) en Alemania, Italia, Países Bajos y España, que son las naciones de la Europa Occidental con más centrales térmicas de carbón, y fomentará una mayor apuesta por las renovables.

Se cumplirá el objetivo de disminuir las emisiones de CO2 a la atmósfera, pero será a cambio del cierre de muchas instalaciones actuales y, como consecuencia, de la ruina de las comarcas donde se ubican estas instalaciones. Nunca se obtiene nada a cambio de nada.