domingo, 11 de noviembre de 2012

La sequía acabó con la civilización maya


Ya hace tiempo que se sabe que la civilización maya desapareció debido a la sequía. Un nuevo artículo aparecido esta semana en Science lo confirma.

En el año 1995 se publicó Possible role of climate in the collapse of Classic Maya Civilization, en el que se estudiaban los sedimentos del lago salado Chichancanab, en Yucatán. Se encontró que hubo tres grandes sequías. La primera tuvo lugar entre los años 475 y 250 a.C., cuando la civilización maya estaba aún en formación. La segunda duró entre el año 125 a.C. hasta el año 210 de nuestra era, coincidiendo con el apogeo de la primera de las grandes ciudades mayas, el Mirador, que fue abandonada alrededor del año 150 de nuestra era, probablemente a causa de esta sequía. La tercera sequía, la mas severa de todas, ocurrió entre los años 750 y 1025, y coincide con el gran colapso de la civilización maya.

En el año 2005 se publicó Climate and the Collapse of Maya Civilisation, donde se estudia con más detalle el clima de, período del colapso de la civilización maya, a partir de los sedimentos del Cariaco. Podemos ver en la figura siguiente las secuencias de clima seco y húmedo según los testigos de los sedimentos del lago Cariaco. Podemos ver que, durante el colapso de la civilización maya, entre los años 760 y 910 de nuestra era, tuvo lugar un período más seco que el las épocas anteriores. Dentro de este período seco de 150 años, observamos cuatro grandes sequías, alrededor de los años 760, 810, 860 y 910. La segunda se prolongó durante 8 años y la última durante 6.

Resultados de los sedimentos del lago Cariaco

De los fechas inscritas en las estelas de las ciudades mayas abandonadas se deduce que alrededor del año 810 se abandonaros las ciudades de Palemque y Yaxchilán. Alrededor del año 860 les tocó el turno a las ciudades de Caracol y Copán. Finalmente, entre los años 890 y 910 cayeron las ciudades de Tikal y Uaxactún. Estas fechas coinciden con las sequías determinadas por los sedimentos del Cariaco.

El problema es que el lago Cariaco se encuentra muy lejos de la zona donde se asentó la civilización maya, por lo que existen dudas de que el clima seco detectado en la zona del Cariaco se hubiera extendido hasta Yucatán.


Se acaba de publicar Did Pulses of Climate Change Drive the Rise and Fall of the Maya?, en donde se estudia una estalagmita de 54 cm de la cueva de Yok Balum, a menos de 200 kilómetros de las ciudades de Tikal, Caracol. A partir de la desintegración radioactiva del uranio-234 presente en el mineral, los investigadores han datado las capas de la estalagmita con un margen de error máximo de 17 años. Esto les ha permitido establecer que la estalagmita está formada por minerales acumulados a lo largo de 2.000 años. Después, a partir de la abundancia del isótopo 18O han podido calcular la cantidad de lluvia que cayó en cada momento de estos 2.000 años, lo que supone la reconstrucción más precisa realizada hasta la fecha de la historia del clima en Centroamérica.



Imagen de la cueva Yok Balum y su localización

La conclusión es que fueron las lluvias generosas que cayeron entre los años 440 y 660 en territorio maya las que propiciaron el auge demográfico y la prosperidad de la civilización maya. Y fue el largo periodo de aridez que se prolongó desde el año 660 al año 1.000 el que provocó la reducción de las cosechas, el declive de la población, las guerras entre ciudades-estado y la decadencia. Ocho décadas de sequía extrema y continuada entre los años 1020 y 1100, una sequía más larga y rigurosa que cualquiera de los siglos anteriores, acabó de hundir a los mayas.



Se confirma, pues, que la civilización maya es otro ejemplo de cómo una civilización sofisticada no es capaz de adaptarse con éxito al cambio climático.



2 comentarios:

  1. Se confirma, pues, que la civilización maya es otro ejemplo de cómo una civilización sofisticada no es capaz de adaptarse con éxito al cambio climático.

    ¿Y cuál sería la moraleja? ¿Dejar de hacer civilizaciones sofisticadas? ¡Ah, no!, tal vez evitar el calentamiento global. Pero eso tiene un pequeño problema (aparte de ser imposible). Que todos esos ejemplos de civilizaciones que no pudieron adaptarse con éxito, ocurrieron en casos de enfriamiento, no de calentamiento. Y aunque le cambien de nombre todo el rato, con "cambio climático" y similares, creo recordar que el problema que nos agobia iba de calentamiento global, y no de enfriamiento global.

    Así que toda esta historia de los Mayas y la sequía (que se conoce hace decenios), parece estar siendo usada de una forma bastante bastarda, aunque sutil. Pongamos el contexto siempre imprescindible. Los mayas no pudieron tener un problema de calentamiento global, que en esa época no hubo. Y, si recuerdo bien, no hubo civilizaciones sofisticadas que padecieran durante otros períodos de calentamiento global. Como el Medieval, el Romano, el Minoico, etc.

    Por tanto, y respecto a las civilizaciones sofisticadas, tenemos elementos de peso para pensar que el calentamiento global es beneficioso, y en contra, elementos imaginarios para pensar que es perjudicial.

    ResponderEliminar
  2. Creo que ve usted fantasmas por todos lados. Los mayas, que crearon una civilización bastante sofisticada, no pudieron adaptarse a un período de sequía prolongada, esto es todo. Quien busca paralelismos con la situación actual es usted, no yo. A mi, lo que me atrae de estas historias de como el clima influyó en el destino de algunas civilizaciones antiguas es que los historiadores, en general, no explican este tipo de influencias.

    ResponderEliminar