domingo, 18 de diciembre de 2016

El imparable abaratamiento de la energía fotovoltaica



La disminución de los costes de la energía solar fotovoltaica de los últimos siete años ha sido espectacular. El costo promedio nivelado global para el PV de silicio cristalino ha caído de 315 $por MWh en el tercer trimestre de 2009 a 122 $ a finales de 2015, una caída del 61%, reflejando la deflación en los precios de los módulos, los costos de producción y los gastos de instalación. Y no es solo esto, sino que podemos anticipar que esta bajada de costes seguirá, si miramos los proyectos que tienen lugar en países particulares, como por ejemplo la instalación ACWA en Dubai que, en enero de 2015, se proyectó con un coste de 58,50 dólares por MWh, o con las subastas en la India de finales de 2015 y principios de 2016, con ofertas de 64 $ por MWh (Fortum Finnsuurya Energía en Rajasthan) y 68 $ (SunEdison y Softbank en Andhra Pradesh).

En España las inversiones en energías renovables han caído en picado, debido a los recortes de ingresos retroactivos particularmente dolorosos impuestos por el gobierno durante el período 2011-14 y el fin de todo el apoyo gubernamental a nuevos proyectos. La inversión de 2014 fue de sólo 573 millones de $ en 2014, ligeramente por encima del año anterior, pero muy por debajo del pico de 23.6 mil millones de $ del año 2008.

Es decir que, gracias al decreto ley firmado por el Sr. Rodrigo Rato inmediatamente después de los atentados del 11 de marzo de 2004, dos días antes de las elecciones ganadas por el partido socialista del señor Rodríguez Zapatero, en España se hicieron grandes inversiones en energía fotovoltaica cuando la tecnología del momento hacía que esta energía fuera muy cara, mientras que ahora, cuando esta energía empieza a ser rentable, no hay nadie que invierta en ella. Ya entonces, las perspectivas de abaratamiento de la energía fotovoltaica eran muy evidentes, por lo que podemos decir que la perspicacia de nuestros gobernantes (del señor Rato al firmar el decreto y del señor Zapatero al no impedir una inversión masiva) ha hecho que tengamos, en este momento, una energía fotovoltaica mucho más cara que la que tendríamos si, unos y otros, hubieran actuado con más racionalidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario