domingo, 1 de mayo de 2011

El campo magnético y el clima

Hace una década, Henrick Svensmark, un científico danés, sugirió que los rayos cósmicos ayudan a la formación de nubes. Las partículas cargadas, o rayos cósmicos bombardean constantemente la Tierra. Estamos protegidos de los rayos cósmicos por los campos magnéticos del sol y de la Tierra. El campo magnético de la Tierra es más débil que el del sol. Cuando estos campos son fuertes, llegan menos rayos cósmicos a la Tierra.

Las nubes no surgen de la nada. El vapor de agua de la atmósfera forma gotas por condensación alrededor de pequeños núcleos. Hay algunos indicios de que las partículas cargadas eléctricamente en la atmósfera, o iones, son una parte importante en este proceso de nucleación. Se sabe que los rayos cósmicos son una fuente para la ionización de la atmósfera. Siguiendo esta hipótesis, cuando los campos magnéticos del sol y/o de la tierra disminuyen, se deberían formar más nubes, lo que daría lugar a un enfriamiento del clima.

En un artículo publicado en 2009, Is there a link between Earth magnetic field and low-latitude precipitation?, se presentan registros del clima que se remontan a 5.000 años y que parecen mostrar una estrecha relación entre la precipitación en los trópicos y los cambios en el campo magnético de la Tierra.

El campo magnético de la Tierra varía considerablemente y en los últimos 1.500 años se ha debilitado. El artículo muestra una correlación entre esta variabilidad, y, más recientemente, el descenso, del campo magnético de la tierra y los cambios en los patrones de precipitaciones en el trópico, extraídos de las estalagmitas de dos cuevas en Omán y en China, como se ve en la figura. El porcentaje de isótopo de oxígeno de las estalagmitas que crecen del suelo fangoso de estas cuevas contiene información del clima del pasado, incluyendo la pluviosidad local.

La relación entre la lluvia y el campo magnético de la Tierra durante los últimos 5000 años, como se ve en la Cueva Dongge, en China. El eje de la izquierda muestra la proporción de isótopos de oxígeno (línea azul) - un indicador de la lluvia. El eje de la derecha muestra el campo magnético de la Tierra (línea de color negro). La escala de tiempo de eje X va desde hace 5000 años hasta el presente.

En el caso de la cueva china, la correlación es muy significativa. En la cueva de Omán no lo es tanto. Sin embargo, con estos datos no se puede decir nada sobre la pluviosidad global, por lo que harán falta muchos estudios más antes de confirmar esta hipótesis.

Se ha observado una disminución medias del campo terrestre del 1,7 % en los últimos 25 años, y en algunas regiones, como en el Atlántico sur, esta disminución ha sido del 10 %, a la vez que se ha observado una drástica aceleración de la deriva de los polos magnéticos.

De confirmarse esta correlación entre el campo magnético y el clima, se podría decir que el debilitamiento del campo magnético terrestre que vivimos actualmente tendería a enfriar el clima global.

No hay comentarios:

Publicar un comentario